Tag Archives: Shane

Little Boxes.

Acabo de ver el último capítulo de Weeds. Siempre que algo se acaba, uno que sea más o menos reflexivo no puede dejar de darle vueltas a la idea del final. Del vacío. Abordar con cierto temor y prudencia el horror vacui.

No recuerdo nada de antes de que se fueran de Agrestic. Algunas imágenes, lo del incendio, y Nancy montando en segway.  El enigmático título del capítulo inicial: No Puedes Fallar Con El Oso. Que una de las Olsen fue novia de Silas. Y eso sí, mucha música. Muy buenas canciones para el recuerdo que ahora me da como mucha pereza rescatar. No sólo las variaciones del  opening que ya son una muestra del detalle y el cariño al producto, sino temazos como el “Dance For Marimba” de Two Mexicans o incluso la pieza de aquellos Rilo Kiley de Portion For Foxes que con With Arms Outstrecthed cierran la serie, y si te apuras, Peggy Lee iluminando a plena voz la tiniebla de los créditos.

Una lección tras otra de cómo elevar el significado de las imagénes a través de la música. Eso que si buscas en el diccionario por catarsis dice: “Purificación, liberación o transformación interior suscitados por una experiencia vital profunda”.

Sí recuerdo que Mr. White y Nancy, tenían el mismo Prius, feo y como de plastique, y que a parte de eso, las series, con planteamientos análogos, divergieron y nos llevaron por caminos muy distintos y tortuosos. Donde Breaking Bad echó el músculo para tensar el rictus del drama, Weeds tensó los músculos de la cara para que las mejillas esbozaran una sonrisa; ése humor, cada vez más zafio y asequible, pero no por ello menos apetecible por mucho que transgrediera la frontera tolerable de los escatológico.

A mi me da pena que una serie se acabe porque es como si todos los personajes murieran. Ya nadie escribirá por ellos y todo el tiempo que no pasan siendo imaginados o puestos en escena, esa gente no existe.

Estoy convencido de que Weeds no es aquella serie mordaz, hiriente e incómoda que fue en sus 2 o 3 primeras temporadas; que se perdió mucho tiempo atrás en la complacencia de los ejecutivos y la idea de poder sindicarla, que el sentido y la trayectoria que querían seguir y que una vez evolucionado el punto de partida, dejó de tener la más mínima importancia, se esfumó. Es lo que se llama la variación en progresión, aunque no lleguen prácticamente a ninguna parte.

Weeds es la historia de empezar siempre de cero para volver a hacer lo mismo. Nunca con suficiente rédito como para caminar libres de culpas hacia lo siguiente. Quizás, porque sus personajes no saben hacer otra cosa o porque sus guionistas se sienten cómodos planteando y resolviendo el mismo problema: ¿qué pasa cuando solucionas todos tus problemas y el show debe continuar?. Tal vez, exploraron todo lo que podían explorar de esos personajes hacía tanto, que terminar aquí la serie es más liberación y agotamiento que mission accomplished. De ello la elipsis. El saltarse los baches de la carretera y forzar el cierre de forma más o menos orgánica pragmática. Rellena los huecos, pero no hace falta, porque lo que ha pasado, no es importante. Lo que importa, es que mucho tiempo después, movidas y mierdas que vienen y van, Doug, Nancy, Andy, Silas y Shane, son familia.

Sin embargo, están muy cerca del punto de partida. Si les preguntaras cómo resolverían conflictos distintos, probablemente, sus respuestas serían similares a las que han dado a lo largo de la serie. Doug no se enfrenta, hace lo más loco que se le ocurre para avanzar. Nancy manipula a los hombres a su alrededor, usa su sexo como instrumento con la intención de obtener lo que necesita, que ni siquiera es lo que quiere. Andy huye cuando no consigue lo que quiere, que a veces, coincide con lo que necesita. Silas se acomoda tan rápido como puede, en la estabilidad está su felicidad, en la falta de ambición. Y Shane, obviamente, tiene que joder todo lo que le rodea, esa es su manera de exponer su punto de vista.

Básicamente, son los mismos; Doug un pirado, Nancy una zorra manipuladora, Andy un loser enganchado a Nancy, Silas el guapito tontito, y por último Shane, que esté donde esté, es incapaz de adaptarse.

No te creas tu, que las personas, en la vida real evolucionan tanto. Ésa es la historia de Weeds, a veces, la historia de todos, otras no.

Advertisements
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , ,

The Talking Farm.

Hace unos meses, me puse a darle a la almendra para cascarme un post magistral sobre la primera parte de la segunda temporada de The Walking Dead y generar así una base para empezar con ganas la segunda tanda de episodios tras el parón; quizás si la primera parte no hubiera sido tan demigrante a la vez que estúpida, habría invertido mis horas muertas. Sin embargo, el capítulo 7 me pegó tal patada en los machos que desistí.

Sí, efectivamente, a partir de aquí SPOILERS COMO CASAS.

The Walking Dead 2×13: “Beside The Dying Fire”, a parte de contener acción a raudales sin ton ni son y muertes puta mierders como era de esperar y what le fuck épicos as enter Michone vs. Hershel “IDKFA” Greene, el nivel de puntería “Act Of Valor” y de paso quedamos a las 5 en la autopista abandonada (sonando Kraftwerk), pretende esclarecer y revelar un aterrador dato que a parte de habernos mantenido en vilo durante un año, enlaza con la insípida season finale de la primera temporada. Recordemos ese momento en que el Doc Omega, en plan niños al oído niños sin sentido, le confesó algo espeluzante a Rick y por ende secreto, intrigante y misterioso de cara a nosotros…

Vete a saber qué fuere, pero las apuestas más o menos eran estas:

Opción A) Rick, debes saber que el hijo de Lorey Tancredi es de Shame On You, y no tuyo.

Opción B) Rick, Wahsington ha caído y el Hombre Omega las está pasando putas.

Opción C)  Rick, We have to go back Kate.

Ante la imposibilidad de la opción C), por ser parte de la season finale de la tercera temporada de Lost, y no ser necesariamente la opción A) porque más o menos esto es “aclarado” gracias a  Lory Tancredi, lo más lógico que cabía suponer era la opción B), vamos que todo se ha ido el peo.

Pues no, nada que ver.

Resulta que lo que ocultaba la espeluznante confidencia MHYV ™ que le hicieron a Rick era… Era… Era…

Era que TODOS estaban infectados y… y… ¿qué mierdas pasa? Ya te lo digo, nada.

¿Afecta a los vivos? No, hasta donde hemos visto no.

¿Mata a los vivos? Nope.

¿Afecta a los muertos vivientes? No hasta donde hemos visto, ni los resucita más ni los mata menos.

¿A quién afecta entonces? ¿A los recién fenecidos como a Shame On You o El Random Guy al que le parte el cuello el antes mencionado? Hombre, pues verás, te mueres a mi lado, te doy con la machota en la cabeza o escopetazo/flechazo al canto. Fin del problema.

Que no estás a mi lado y eres parte del zombierío random, pues entonces el conflicto no cambia, seguimos en las mismas, no es parte del problema directo de los personajes. Pertenece al fuera de campo, a las historias en off que acarrea cada uno de los caminantes con los que se cruzan.

Que resulta que el virus no se propaga sólo por la mordedura y se transmite por el aire, pues bueno, pof fale, pommalegro, si total, ya viendo que no se infectaban al ser pringados por la sangre contaminada de los muertos vivientes era de sospechar. Otra cosa es que quieras transmitir la idea de que no hay esperanza.

¿Es eso?

Joder, ¿pero a estos guionistas qué les pasa por la cabeza? ¿de dónde los sacan?

¿Quieres contarme que resulta que todos los muertos se van a levantar? Vale… pero…

¿Cuál es la diferencia? ¿Qué cambia eso? ¿Van a empezar a focar con protección o algo así? ¿Parirá la Tancredi un Rickme zombie a lo Dawn Of The Dead?

¿Qué sugiere esto o qué podemos concluir? Que efectivamente, la tercera temporada será 100% fiel al estilo trazado en The Talking Farm y la apodaremos instantaneamente Prison Freeks, sin duda alguna.

Tagged , , , , , , , , , , , ,